"Sense treva" comença a caminar "sota el mapa secret de la veu" (maig 2016)

El Centre Dona i Literatura enguany va decidir organitzar la seua habitual "Taula rodona de poetes" al voltant del vers de Gemma Gorga "Sota el mapa secret de la veu". Ens convocaren, dins de la programació de la Setmana de la Poesia de Barcelona per al 4 de maig, a la Universitat de Barcelona, a tres poetes actuals: Miriam Reyes, Anna Gual i jo. Llegírem textos per reflexionar sobre la nostra "autopoètica" -tasca sempre ben complexa- i totes tres diguèrem versos per demostrar tant la vitalitat com la diferència de perspectives que tenim sobre el fet de l'escriptura. Ací us deixe el fotomuntatge preciós que va preparar Anna Gual per l'ocasió. 




Després, tornada cap a València perquè el dijous 5 es presentaven a Bartleby els dos primers llibres de poetes valencians d'Adia Edicions: Arnes (Pau Sif) i Sense treva (Begonya Pozo). Per l'ocasió va fer de mestre de cerimònies el poeta, perfomer, agitador cultural i editor, David Trashumante qui, amb pinzellades directes i ben estructurades va fer una lectura molt fina dels dos poemaris, lligant de forma natural les nostres propostes poètiques. Per ell fou tot un repte i, per nosaltres, un luxe de presentador. La foto final així ho demostra. Poesia agermanada a Russafa per la primavera de 2016.








Novunque (vertebre romane) visita La Impossible (BCN)

Demà dijous 17 de març, a les 19:30 hores, a la Llibreria La Impossible de Barcelona, celebrarem NOVUNQUE (VERTEBRE ROMANE) de l'autora Begonya Pozo: un volum originàriament escrit en italià i traduït al català, castellà, èuscar, gallec i portuguès publicat a Amargord.

Presentaran l'acte dos dels traductors, Carlos Vitale i Jaume C. Pons Alorda. També comptarem amb la presència de Corina Oproae i Giagu Ledda, traductors al romanès i al sard que recitaran algunes de les seues versions inèdites. "Novunque" és, definitivament, un (no) territori sense fronteres.  

Ací us deixem la crítica de Núria Busquet Molist, recuperada i actualitzada hui a Núvol: http://www.nuvol.com/critica/novunque-vertebre-romane-la-poesia-estricta-partint-del-caos/

Comptarem amb la presència de l'autora, vinguda especialment de València, i amb una copa de vi.






Paraules del professor i poeta Alfredo Saldaña per acompanyar "Novunque (vertebre romane)".

Després de rebre l'abraçada acollidora de Julia i Pepito, a la mítica llibreria Antígona de Saragossa; l'entusiasme dels ulls i les mans d'Agnes Daroca, la magnífica il·lustradora  de la sèrie de "Mujeres" que conviuen amerades de les imatges suggerides des dels poemes de Novunque -com ella mateixa va explicar-; arribaren les sempre encertades i mesurades reflexions d'Alfredo Saldaña, no només com a bon teòric de la literatura sinó, sobretot, com a poeta que va directe al moll de l'os (llegiu-lo, de veres, que us encisarà). Us deixe ací les seues exquisides paraules perquè compartint-les és una forma càlida de continuar passejant, sota la pluja i el vent, pels carrers de Saragossa:






Begonya Pozo (Valencia, 1974) trabaja, desde 1998, como profesora de Filología Italiana en la Universitat de València. En su ciudad, es una incansable activista en favor de la poesía, alguien que ha dedicado mucho tiempo y muchas energías a difundir la poesía de los demás (en su momento puso en marcha el Premio de Poesía César Simón y el Aula de Poesía de la Universitat de València) y en estos últimos años ha coordinado diversos talleres y festivales de poesía.
Ha publicado: El muro de la noche (Germinal, 2000), Tiempo de sal (Edicions 96, 2004), Poemes a la intempèrie (en catalán, Premio Ausiàs March 2011, traducido luego al español en la editorial chilena La Calabaza del Diablo, en 2014), A contracor (ed. bilingüe e ilustrada, acartonada o cartonerista, que no sé muy bien cómo decirlo, en Ultramarina & Cartonera Digital, 2012), Llegiràs l´últim vers (plaquette ilustrada, editada en Palma de Mallorca, 2013). Y ahora publica Novunque. Vertebre romane, un libro inicialmente escrito en italiano y traducido luego al español (por Carlos Vitale), catalán (por Jaume C. Pons y Lucía Pietrelli), gallego (por María do Cebreiro y Marco Paone), euskera (por Miren Agur Meabe) y portugués (por Ángeles Lence). Tenemos, pues, en este volumen no uno sino seis libros. Polifonía, Babel, multilingüismo. Y además, hay que hacer notar que el libro ha salido en una editorial que lleva ya algún tiempo demostrando su compromiso con la poesía que merece la pena. El volumen, hay que decirlo también, lo han cuidado con especial esmero Víktor Gómez, Javier Gil y Enrique Cabezón, tres personas comprometidas hasta los tuétanos con la poesía. Y por si todo esto fuera poco, el volumen nos llega acompañado con unas estupendas imágenes de la gran ilustradora, editora y diseñadora Agnes Daroca, unas imágenes que no son solo meras acompañantes de los textos escritos sino que se incorporan como partes esenciales de un trabajo conjunto de colaboración entre diferentes lenguajes artísticos.


Estamos, pues, ante un libro que fue concebido tras una estancia de Begonya Pozo en Roma en el otoño de 2010, un libro, como digo, inicialmente escrito en italiano y convertido luego en un proyecto multilingüe al traducirse a las cinco lenguas citadas.
Novunque es una palabra que no aparece en el diccionario; significa ‘da nessuna parte, in nessun luogo’ (de ninguna parte, en ningún lugar). Volveré luego sobre esta cuestión.
El libro está formado por 33 tankas (poema de 31 sílabas distribuidas en cinco versos de 5, 7, 5, 7 y 7 cada uno), una composición tan asentada como el haiku en la tradición lírica japonesa; de temática inicialmente amorosa, estos tankas fueron ampliando sus contenidos a otros ámbitos de la realidad natural y social.
Novunque ofrece una plasticidad, una versatilidad y una capacidad de mostrar la belleza en diferentes lenguas verdaderamente sorprendente. La lengua estirada, tensionada hasta el punto de rozar sus extremos y dar con el espacio donde esa lengua se abre a otras lenguas, se transmuta y se modifica alterando su propia identidad.
Surge la voz que aquí se escucha desde las entrañas de la misma tierra, por debajo de las piedras, desafiando al frío y a la noche, y lo hace para recordarnos, entre otras cosas, que aún son posibles la crítica, la belleza y la utopía, y ello lo lleva a cabo sin aspavientos, excesos y estridencias de ningún tipo, con serenidad, buen gusto e inteligencia, desde la convicción de que la vida no es ni mucho menos un texto ya escrito y definitivamente sellado sino un papel en blanco cuyas líneas cada uno de nosotros tendremos que recorrer. Me gustan muchas cosas de este libro. Me gusta, por ejemplo, su sentido del ritmo, la medida y el decoro. La poeta que lo ha escrito sabe cuándo tiene que hablar y —lo que es más importante— cuándo tiene que callar, sabe que la escritura es muchas veces una cuestión de deudas y contaminaciones, pero también de silencios, y sabe también que ese sentido del decoro no le impide tratar en sus textos determinados temas con ciertos registros (así, la identidad individual y el vacío ontológico, las relaciones personales y el desarraigo social); sabe asimismo (y esto es algo que no se aprende ni en los libros ni en las aulas sino en la calle) que la escritura supone al final una especie de retirada de la vida que dibuja entre sus márgenes una cierta imagen de la derrota y el desconsuelo, de ahí su radical entrega al paisaje recreado en el poema. Vive en la aparente paradoja de saberse condenada a permanecer allí donde la vida se ha retirado y ha hecho acto de presencia la promesa de la escritura, esa forma de ficción, esa apariencia de realidad que no viene a nombrar sino la ausencia de la vida, y todo ello lo digiere como una experiencia normal y cotidiana, promesa de la escritura que se materializa en las páginas en blanco de ese cuaderno que habrán de ser recorridas por la tinta del bolígrafo y así otorgar sentido al caos de la vida. Me gustan, como decía, muchas cosas de este libro. Me gusta también, por ejemplo, que su autora haya dedicado uno de los tankas a César Simón, un poeta extraordinario y secreto. Leeré otro del libro: “Has aprendido / a envidiar a las gaviotas / siempre emparejadas: // las metáforas no te / acarician en la oscuridad” (p. 97).
Escritura, lo he adelantado hace un momento, desubicada, descentrada, itinerante en muchos sentidos, nómada, dispuesta a cruzar todo tipo de fronteras y, en ese sentido, muy adecuada para mostrarnos la posibilidad que se esconde tras la pérdida y el abandono de lo propio, pérdida y abandono, en cualquier caso, que suponen una conquista y un crecimiento pues, con la traducción, es más lo que se gana que lo que se ha dejado por el camino. Así, un poema traducido conserva el poema de partida y añade la contingencia de la otredad. Es ya otro, y ello a partir quizás de una convicción muy arraigada en esta poeta: la identidad es una categoría tremendamente inestable, posible solo a partir de la conciencia que emerge desde la alteridad. Novunque instala su lugar en un sitio ciertamente inestable, el lenguaje, sometido a las inclemencias y los vaivenes de la realidad. Ese lugar desubicado, incómodo y fronterizo indica una opción y una actitud reveladoras de la concepción translingüística y transmediática que ha hecho suya la autora de este libro al situarse no en una estación término sino en un cruce, un lugar de paso, un pasaje (por decirlo con expresión benjaminiana). He dicho “incómodo y fronterizo” y, en efecto, creo que ese es el lugar al que Begonya Pozo convoca a sus lectores, enfrentándoles a la incertidumbre de lo desconocido, proponiéndoles propuestas de desestabilización, descolocándoles.
Hay, pues, detrás de esta escritura, animándola, inspirándola, un mismo aliento poético y político que encuentra en el tanka un hogar común, compartido, pensado para con-vertirse y trans-formarse en lugar de acogida para otras identidades. Archipiélago de voces unidas por aquello que las separa, la lengua (la auténtica patria del escritor, como decía Octavio Paz), archipiélago en el que la identidad de la poeta se pierde para dejar que la palabra poética surja con toda su potencia. Poesía para iniciados, sin concesiones, poesía de alto voltaje.


Alfredo Saldaña (Zaragoza, 13 de febrero de 2016)




La llibreria Enclave acull "Novunque (vertebre romane)" a Madrid (25F, 19'30h)

El pròxim 25 de febrer, a les 19'30, Maria&Pino ens acolliran a la seua deliciosa llibreria i associació cultural ENCLAVE DE LIBROS. En aquesta ocasió, per la presentació del llibre, comptarem amb la compagnia d'Óscar Curieses, José Manuel Lucías i Javier Gil, tots tres poetes, a més de traductors, narradors i assagistes. Tot un luxe poder compartir la vesprada del dijous amb tres bons lectors però, sobretot, tres amics.  



Vermut poètic: "Novunque" visita Saragossa (13/02, 13h.)


El pròxim 13 de febrer, a les 13h., a la Llibreria Antígona de Saragossa, el professor i poeta Alfredo Saldaña ens acompanyarà per presentar Novunque (vertebre romane). Serà un plaer compartir aquest vermut poètic amb tota la gent que vinga però, molt especialment, amb Agnes Daroca, la il·lustradora que va crear la magnífica sèrie "Mujeres" que caminen de la mà amb alguns dels poemes. Ací teniu la tarja de l'acte, per si ens ajudeu a difondre la informació. 




Novunque (vertebre romane) TOUR 2016

Amigues i amics:

Entre gener i març farem algunes presentacions-lectures de Novunque (vertebre romane) pels territoris geogràfics de l'amistat. Com ja sabeu, per fer aquest llibre han col·laborat molts i bons amics (poetes, traductors/es, il·lustradores i dissenyadors). De moment, ací teniu la propera convocatòria:


LIBRERÍA PRIMADO (València). 29 de gener, 20h. Amb Lola López i Viktor Gómez.





I ací altres dades pròximes per si us ve de gust acompanyar-nos:


-LIBRERÍA ANTÍGONA (Saragossa). 13 de febrer, 13h. Amb Agnes Daroca i Alfredo Saldaña.


-LIBRERÍA ENCLAVE DE LIBROS (Madrid). 25 de febrer, 19'30h. Amb José Manuel Lucías i Óscar Curieses. 


-LA SPAGNA PLURALE (Bologna). 2-4 de març. Amb Noemí Tortosa i José Martínez Rubio.


-LLIBRERIA LA IMPOSSIBLE (Barcelona). 17 de març, 20h. Amb Carlos Vitale i Jaume C. Pons Alorda.


NOVUNQUE (VERTEBRE ROMANE) comença el seu camí amb les paraules de Laura Giordani

Presentació de Novunque (vertebre romane) a la Capella de la Sapiència de La Nau, Centre Cultural de la Universitat de València, el 18 d'Octubre de 2015:





Laura Giordani, Isabel Garcia Canet, Àngels Lence, Garikoitz Knörr i Pamela Rako foren, l'octubre passat, les veus de les diverses versions que conformen el llibre de poemes Novunque (vertebre romane) i que es va presentar en el marc de les activitats de Mostra Viva. El llibre, il·lustrat per Agnes Daroca amb la sèrie "Mujeres", compta amb traduccions al català, espanyol, gallec, èuscar i portugués realitzades per Jaume C. Pons Alorda i Lucia Pietrelli; Carlos Vitale; María Do Cebreiro i Marco Paone;  Àngels Lence i Miren Agur Meabe. A continuació podeu llegar les paraules que, Laura Giordani, va pronunciar amb motiu de la presentació del llibre a València:






“MÁS ALLÁ DE LOS MUROS SUSPENDIDOS"

Estamos ante un proyecto multilingüe con ilustraciones de Agnes Daroca. La idea del libro fue concebida después de una estancia en Roma de la autora en el otoño de 2010 y fue escrito originariamente en italiano y traducido desde el mismo alumbramiento a cinco lenguas: gallego, euskera, español, portugués y catalán.
Novunque, palabra que no existe en el diccionario, significa “da nessuna parte / in nessun luogo”: de ninguna parte, en ningún lugar. Formalmente, encarna en treinta y tres tankas. El tanka es un tipo de poesía tradicional japonesa que consta de cinco versos de 5-7-5-7-7 sílabas (onji). Hace más de 1400 años se registraron los primeros tankas y su principal utilidad era la de transmitir mensajes secretos entre amantes. Se enviaban escritos en un abanico o amarrados a una flor  o un pañuelo y eran entregados en propia mano por un mensajero… luego, se escribía un tanka en respuesta al primero. Estos poemas breves debían estar redactados de manera que los enamorados supieran a qué se hacía referencia, pero ser lo suficientemente crípticos para que el intermediario no se enterase de su contenido.
A través de los siglos, los poetas fueron escribiendo tankas que abarcaron otros temas como la naturaleza y la realidad social. Es obvio que el tanka se relaciona con el haikú, basta con observar que si a un haikú se le añaden dos versos más de siete onji —tomados como sílabas— tendremos un tanka.
Es grande el cielo
y arriba siembran mundos.
Imperturbable,
prosigue en tanta noche
el grillo berbiquí.
Este precioso tanka que habla de un grillo (el poeta) que canta imperturbable ante una humanidad que avanza y conquista el espacio, fue recitado por Octavio Paz durante su discurso de aceptación del Premio Nobel en 1990.
 En Novunque estamos ante una escritura descentrada, itinerante no sólo en sentido espacial, en cuanto a desplazamiento físico; sino que florece en seis lenguas. La poeta chilena Verónica Zondek interrogada sobre el significado de la traducción dijo que el exilio de la lengua madre le permite al lector vivir la otra lengua no como propia, sino como una ventana que lo hace consciente de la propia. Entonces, el traductor que así accedió a la otra lengua, vuelve a la suya propia transformándola en algo personal. Apropiándose de ella. Transgrediéndola de alguna manera. Eso hace que un poema traducido sea el mismo más lo otro. En definitiva es otro, va por otro camino y sólo roza el original. Habitualmente, la traducción es un acto posterior a la publicación de unos poemas, a veces pasan muchos años… ha existido un tiempo de autonomía del poema en su lengua original antes de ser traducido, un “acopio de identidad”, por decirlo de alguna manera. En Novunque – así como en libros anteriores de Begonya Pozo, está presente desde su misma concepción esa vocación descentrada con la que asoman al mundo y respiran.  Un poema es valioso, precisamente, porque logra abrir a su lector a lo desconocido; le indica nuevos senderos de pensamiento o de vivencia emocional. Sobre todo, lo descoloca frente a lo dado, lo seguro. Frente a los circuitos convencionales del sentido. De ahí en adelante, las lecturas, traducciones, interpretaciones o efectos del mismo, son independientes de la voluntad del poeta o el traductor. Afortunadamente. Y otro elemento que aparece ya en libros anteriores de Begonya Pozo es el diálogo con artistas plásticos, la co-laboración como trabajo conjunto que rebasa la mera idea de “ilustración”, abriendo un diálogo con otras artes. También está presente la voluntad de encarnar en otros soportes, por ejemplo, en ediciones cartoneras; así ocurrió con la segunda edición de su libro A contracor (Editorial Ultramarina, 2014). En definitiva, apertura para acoger la humanidad del poema, su necesidad de otros. Su vocación de palabra común, el texto poético que despliega su hospitalidad aceptando trans-formarse, convertirse en puente que une orillas ya no tan distantes. 

"Me di cuenta, después, de que, en su vulnerabilidad, el extranjero sólo podía contar con la hospitalidad que le brindase el prójimo. Igual que las palabras se benefician de la hospitalidad de la página en blanco y el pájaro, de la hospitalidad, incondicional, del cielo." [Edmond Jabés, El libro de la hospitalidad]
 Y para concluir esta breve presentación, un tanka de Novunque dedicado al poeta valenciano César Simón. Así, otro grillo se suma al canto de aquel “imperturbable” de Octavio Paz.
(A César Simón, in memoriam)
El grillo canta
la conciencia justa y
efervescente
que roe en la noche
la carne restregada.


[Novunque (vertebre romane), Colección ONCE, Amargord Ediciones, Madrid, 2015]